Asamblea Legislativa: Fernández inauguró el período de Sesiones Ordinarias en el Congreso

El presidente Alberto Fernández brindó el discurso de apertura de sesiones ordinarias en el Congreso de la Nación. La primera parte estuvo orientada a destacar la gestión frente a la pandemia de coronavirus.


“Solo 10 días después de hablarles el año pasado, la OMS declaro una pandemia para la cual no teníamos vacunas. Se inició una crisis en la que el mundo debió aprender sobre la marcha, una crisis sanitaria que en el caso argentino coincidía con una economía escuálida, había un sistema de salud quebrado, dejaba vencer vacunas. Debíamos apagar un incendio sabiendo que otros se había acabado el agua”, dijo.
En un segundo tramo, Fernández detalló las medidas económicas dispuestas para sostener la actividad en medio de la fuerte recesión mundial provocada por el virus. Luego, analizó el escándalo que estalló con el vacunatorio vip en el Ministerio de Salud, publicó Infobae.
El jefe de Estado le dedicó un capítulo destacado a la deuda tomada por el gobierno de Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional. Adelantó que instruyó a lo abogados del Estado para iniciar una querella criminal contra “los autores de la mayor administración fraudulenta y malversación de caudales públicos de la historia”. También criticó a las autoridades del Fondo Monetario que accedieron a desembolsar USD 55 mil millones.
Una vez finalizado el capítulo destinado a la deuda con el FMI, el presidente abordó su programa económico e hizo hincapié en las políticas empleadas para controlar la inflación. Dijo que la suba de precios es un fenómeno multicausal y volvió a criticar a Juntos por el Cambio por los índices altos registrados en el final de la gestión de Mauricio Macri.

Una apertura de sesiones atípica en el Congreso

Una Asamblea Legislativa atípica, sin invitados especiales y con los gobernadores y los miembros de la Corte Suprema de Justicia conectados de manera virtual, fue este lunes el escenario en el que el presidente Alberto Fernández dejó formalmente inaugurado el 139 período de sesiones ordinarias del Congreso.

Con excepción de la ministra de Salud, Carla Vizzotti; y del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, ambos aislados, los miembros del gabinete nacional participaron de la ceremonia pero distribuidos en palcos de entre tres y cuatro butacas en la primera bandeja destinada a invitados especiales de la Cámara de Diputados.

Habitualmente, los ministros se ubican a los costados del estrado donde el Presidente y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kichner dirigen la Asamblea, pero, esta vez, por el protocolo dispuesto por la pandemia y para respetar el distanciamiento social, se ubicó a los funcionarios en el primer piso del hemiciclo.

Así, se agruparon en un mismo palco los ministros de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, con la de Justicia, Marcela Losardo, el de Agricultura, Luis Basterra y la titular de PAMI, Luana Volnovich.

En otro sector, siguieron las instancias del mensaje de Fernández los ministros de Economía, Martín Guzmán; el de Defensa, Agustín Rossi, y el de Transporte, Mario Meoni, y, apartados, los ministros Gabriel Katopodis, de Obras Públicas; la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, y Eduardo “Wado” De Pedro, ministro del Interior.

En otro de los palcos, se sentaron el ministro de Educación, Nicolás Trotta, y el de Medio Ambiente, Juan Cabandié.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y el resto de los gobernadores siguieron las palabras del Presidente de manera virtual, al igual que los miembros de la Corte Suprema de Justicia.

Sentados en sillones individuales, con una distancia de un metro entre sí, los cinco jueces del máximo tribunal, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz y Ricardo Lorenzetti, se conectaron a la Asamblea desde un salón del cuarto piso del Palacio de Tribunales de la calle Talcahuano.

Los senadores del Frente de Todos, con su presidente a la cabeza, José Mayans, se ubicaron en la primera fila de bancas debajo del estrado en el que el presidente Fernández pronunció su mensaje, mientras que el resto de las 90 bancas habilitadas para el acto fueron ocupadas por los jefes de las principales bancadas, con excepción de Máximo Kirchner, quien siguió las alternativas conectado de forma remota desde Río Gallegos, donde fuentes de la Presidencia del Senado informaron que viajó a visitar a sus hijos.