Avioneta con droga: El encargado de la logística implicó a los dueños del campo

Se llevó a cabo este martes, una nueva audiencia en los tribunales federales de Paraná, del juicio por el cual se investiga las responsabilidades en la causa de la avioneta con un cargamento de droga y las relaciones de la banda, que supuestamente comandaba Daniel “tavi” Celis, con algunos funcionarios municipales de la capital entrerriana. Comenzó la ronda de declaraciones indagatorias a los 33 imputados de las dos causas unificadas y los mismos ejercerán su acto de defensa. Se espera que algunos de ellos, amplíen sus declaraciones y varias de ellas, podrían revelar nuevos datos que no se profundizaron en la investigación.

La audiencia iba a comenzar con las declaraciones de dos testigos que lo iban a hacer por videoconferencia, pero algunos problemas técnicos impidieron que se cumpla. Se trata de dos testigos del allanamiento en el domicilio de Luciana Lemos, donde se secuestraron tres kilos de cocaína y otros elementos, relacionados con el fraccionamiento de la droga. A causa de los problemas técnicos, dichas declaraciones de testigos, se pospusieron hasta el próximo lunes.

Posteriormente, se procedió a la declaración de Luis Orlando Céparo, a quien se acusa de organizar los recursos logísticos para posibilitar el aterrizaje de la avioneta con el cargamento de droga, en el campo de los hermanos Omar Horacio y José Raúl Ghibaudo, ubicado en la zona de Colonia Avellaneda. En este momento de la audiencia, el tribunal ordenó retirar a todos los imputados de la sala para leer la declaración de Céparo y acceder a la lectura de su primera declaración, la cual fue ampliada este martes, aunque sin responder preguntas.

Fragmento de la declaración leída

“Yo les dije a los Ghibaudo que le iban a pagar $20 mil por mes y a mí me iban a dar $20 mil por preparar la pista. La fueron a ver varias veces, tanto el Tavi Celis, como otras personas que yo no conozco. A la pista la preparé yo, con una rastra de los Ghibaudo y un tractor de un vecino que no sabía lo que hacíamos. Después llovió un tiempo, después cayó preso el Tavi y ahí quedó la pista. Pasaron cinco meses y apareció el Titi Celis para hablar conmigo y decirme que había quedado a cargo”, se escuchó en el tribunal.

“Un tiempo después me buscó el Titi para ver si no había un campo cerca para bajar una carga de droga y conseguimos la de los muchachos Ghibaudo en Colonia Avellaneda, siempre con la condición que ellos no sabían nada y ellos, me iban a dar $50 mil para compartir con los hermanos”, relataron en la sala. “El domingo que iba a bajar la avioneta, me quedé en lo de los Ghibaudo y ese día fui, porque el Cordobés me dijo que ahí me iban a pagar (?) le pregunté a los hermanos Ghibaudo si la avioneta podría quedar esa noche en el campo, porque había llovido y se había quedado sin combustible.

Ellos me dijeron que sí y por eso, llevamos dos toldos negros, porque decían que la iban a tapar. En eso que llevábamos los toldos, llegó la avioneta. Arrimaron una camioneta y el piloto y un rubio, cargaron los paquetes y en ese ínterin llegó la policía y todos comenzaron a escapar. Los pilotos eran dos jóvenes de alrededor de 21 años”, indicaba la declaración de Céparo brindada previamente, en la etapa de instrucción, donde pretendía presentarse como arrepentido para mejorar su situación procesal, lo cual fue rechazado, ya que no se enmarca en los parámetros de la ley del arrepentido, aclararon desde el Tribunal.

Ampliación de la declaración

Tras la lectura de la declaración de Luis Orlando Céparo, el imputado pidió ampliar la misma, pero aclaró que no contestaría preguntas. En su ampliación, ratificó la implicancia de los hermanos Omar Horacio y José Raúl Ghibaudo, propietarios del campo donde aterrizó la avioneta con droga. “Quiero agregar que en su momento declaré que los hermanos Ghibaudo no tenían nada que ver. Declaré así, por una cuestión que ellos, habían prometido ayudar económicamente a mí y a mi familia. Jugaron con mi necesidad y después ellos (por los hermanos Ghibaudo) salieron a echarme toda la culpa y es injusto”, afirmó.

“Los Ghibaudo sabían”

Los hermanos Ghibaudo “sabían que venía la droga al campo de ellos. Ellos me echan la culpa a mí y el campo es de ellos, la camioneta es de ellos, el tanque de combustible es de ellos, donde se hizo la pista, la hicieron con un tractor de los vecinos. Toda la culpa no es mía, ellos tienen su parte de culpa. Ellos juegan con mi necesidad, que me prometieron y nunca cumplieron. Eso quería agregar”, remarcó Céparo en sus declaraciones ante el tribunal. “Nunca tuve relación con el narcotráfico, me encontré con esta situación pero de ninguna manera tuve relación. Es mentira que tenga contacto con los paraguayos y brasileros. Las veces que Titi Celis fue a buscarme a mí el con esos señores, yo solo acompañaba en mi participación”, concluyó.

La declaración de Velázquez

Marcos Velázquez ratificó la declaración realizada en la etapa de instrucción y sostuvo que solamente fue el intermediario para el alquiler de un campo, pero la operación nunca se produjo. Sin embargo, reconoció haberse reunido con Miguel “Titi” Celis. “Nos reunimos en una estación de servicios. Me solicitaron un campo para esa avioneta. La segunda vez que lo vi, fue cuando fuimos a ver ese campo. Y la tercera, cuando volvimos a ver ese campo, porque las ramas iban a molestar. Fuimos con una moto sierra a cortar y no lo hicimos”, relató el imputado.

“Nunca bajó”

Velázquez involucró a Sergio Marcelo Baldi, quien fue el nexo y la persona por la que conoció a Titi Celis. “Ellos llegan a contactarse conmigo por Sergio Baldi, que hacía mantenimiento a las máquinas viales de mi papá, y ahí nos conocimos, trabajamos juntos en un taller”, dijo y agregó: “a Miguel “Titi” Celis y Gastón De la Fuente, les mostré un campo en Sauce de Luna y otro en Aldea Salto, pero no obtuve ninguna ganancia, porque me iban a pagar un día antes que baje la avioneta, pero no bajó nunca”, resaltó. Velázquez fue consultado sobre Daniel Celis, si lo había visto en el campo de Sauce de Luna y en el de Aldea Salto donde no bajó ninguna avioneta. “No nunca”, respondió el imputado. ¿Alguna vez, Celis le dio alguna orden relacionada? “No”, señaló Velázquez. ¿Le pagó Celis a causa de alguna cuestión de droga? “No. Nunca me dio plata de nada”, concluyó.