Construyeron un monolito que recuerda a Alberto Argüello

En Banco Pelay fue construido un monolito que recuerda y homenajea al artista Alberto Argüello. Esto es consecuencia de la Ordenanza N° 9.468 que en 2014 dio el nombre de Alberto Argüello a la calle que une Pelay y Paso Vera.

El primer monolito demarcatorio de esta calle fue dañado, accidentalmente, durante los trabajos de reestructuración de los bulevares y arterias de Banco Pelay. Ante esto, la Secretaría de Cultura, Turismo y Deportes, mediante la Dirección de Cultura, propuso un nuevo monumento. Éste fue finalizado el 24 de junio, Día del Cantor Nacional.

La autoría y la realización del monumento se impulsó desde los “Amigos de Alberto Argüello” y se hizo enteramente con el personal del Banco Pelay a cargo de César Sánchez. Consiste en una guitarra, realizada por Mauro González, que descansa sobre una clave de sol contenida por un mapa de Entre Ríos, gentileza de Luciano Maspi. Todo esto se encuentra emplazado sobre una estructura de ladrillos a 45° grados, y se repondrán las placas del anterior monolito, realizado por Ricardo Linares con las colaboraciones en pintura y demás de Eduardo Acosta y Cacho Agrelo.

La inauguración oficial está programada para el 23 de noviembre, día en que se festeja el nacimiento de Argüello, con la esperanza de que sus familiares y seguidores puedan viajar a Concepción del Uruguay y participar del acto, de acuerdo a lo adelantado por las autoridades de la Dirección de Cultura.

Sobre Argüello

Nació el 23 de noviembre de 1947 en Concepción del Uruguay, más precisamente en barrio San Isidro, como lo recuerda su vals “A mi Barrio”. Se radicó junto a su familia en su adolescencia en el Gran Buenos Aires, donde comenzó a cantar y a representar a entrerrianas y entrerrianos que debieron dejar su provincia. Editó numerosos discos dentro de los cuales se destaca “La Chamarrita Perdida”, “Corazón y Sentimiento” y “Orgullosamente Entrerriano”, todos con temas de su autoría que pintan su barrio y su ciudad, el río Uruguay, la infancia, el rancho de su amigo Camacho “Albañil y Pescador”, y su lugar en el mundo: Paso Vera, donde realizó un recordado concierto al atardecer.

Si bien siempre volvía a cantar a su ciudad, en 2009 comenzó un reconocimiento más estrecho y justo con auditorios llenos y festivales con aplauso cerrado y públicos de pie. 

Alberto falleció en San Martín, provincia de Buenos Aires, el 21 de octubre de 2012. El escenario de la Casa de los Entrerrianos de Hurlingham lleva su nombre y el monolito que recuerda la calle ribereña con su nombre, desde este jueves 24 de junio, quedó restaurado para tenerlo presente en nuestra memoria colectiva.