Efecto pandemia: Según CAME las ventas por el Día del Padre cayeron 44%


Las ventas por el Día del Padre cayeron 44% en promedio respecto del año pasado en medio de las restricciones por la cuarentena obligatoria. El rubro Calzado y Marroquinería fue el más afectado con un derrumbe del 56,4%, informó CAME.

21-06-2020 Buenos Aires: Las ventas por el Día del Padre registraron una importante baja respecto al año pasado, en un contexto de crisis económica por las medidas de aislamiento tomadas para morigerar el avance del coronavirus y por la reducción del poder adquisitivo de la población. Foto: Fernando Gens


Las ventas del Día del Padre cayeron 44,2% respecto de la misma fecha del año pasado y reflejaron la retracción general del consumo por el descenso en los ingresos de los hogares y la falta de circulación de gente por la cuarentena, según informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).


“La caída es muy importante, la mayor que hemos tenido desde que tenemos estadística en CAME”, dijo el vocero de la entidad, Pedro Cascales, en declaraciones a Télam.


Según el relevamiento realizado por la CAME, “el consumo fue muy flojo por el descenso en los ingresos de los hogares y la falta de circulación de gente en la cuarentena; sólo 4,9% de los comercios pymes relevados finalizó la fecha con aumento, el 88,7% en baja”.


“Igual, las pocas ventas registradas trajeron algo de alivio a los negocios vinculados a la celebración. Es posible que por la falta de encuentro de hijos con padres, los regalos se continúen comprando en los próximos días”, señaló la CAME.


El ticket promedio de venta este año se ubicó en $1.400, un 40% por encima del 2019.


“Evidentemente la caída de las ventas de AMBA impactó fuerte en que el número sea bajo, 44,2%. Si se toman las caídas que veníamos teniendo en mayo que superaban el 50% o bajas en marroquinería, calzado e indumentaria cercanas a 70%, estos números son mejores de lo que veníamos experimentando pero obviamente lejos de la situación de normalidad que permita a un comercio mantenerse a flote”, consideró.


Los datos surgen del relevamiento realizado por la CAME entre el viernes por la tarde y el sábado por la noche en 750 comercios del país y reflejan además que “subió la venta online pero bajó en locales físicos”.


La mala fecha se notó en que apenas el 4,9% de los comercios relevados tuvieron aumento en sus ventas; en cambio, el 87,8% finalizó con bajas y otro 7,3% se mantuvo sin variación.


Un común denominador en todos los rubros fue la baja variedad de productos por algunos problemas de abastecimiento, sobre todo se notó en celulares y artículos.


Los 9 grandes rubros relevados este año finalizaron la fecha con bajas anuales muy profundas: la mayor caída anual ocurrió en Calzado y Marroquinería donde las cantidades vendidas cayeron 56,4% y se expendieron modelos discontinuos, y productos de bajo valor como pantuflas.


El rubro con menor declive fue Herramientas y Artículos de ferretería, que tuvo una baja del 30,8% anual.


En Indumentaria, las cantidades vendidas descendieron 48,7%, con mucha salida sobre la hora y algunos problemas de abastecimiento, sobre todo de mercadería de invierno; mientras que estuvo más activo el e-commerce de ese rubro, que comenzó ya desde una semana antes.


En Accesorios de computación, celulares y productos electrónicos las ventas cayeron un 45,7% anual.


Hubo pocos modelos de celulares, lo que limitó el expendio en esos productos y la falta de límite en las tarjetas de crédito redujo la demanda de artículos electrónicos; también se demoraron las entregas de tablet y productos de audio y “los negocios del sector expresan que fue una fecha perdida”.