El gobierno implementa nuevas medidas para contener el precio del dólar

En otro intento por bajar la presión cambiaria, el Gobierno emitirá otra tanda de bonos atados al dólar. De esa forma buscará generar credibilidad en el mercado financiero y reducir la brecha cambiaria.

Con una brecha récord, la apuesta del ministro Guzmán irá, por un lado, a tratar de reducirla. Para ello licitará mañana deuda con vencimiento en abril de 2022, con un bono en pesos atado a la evolución del dólar, pensado, en principio, como una forma de desviar las operaciones de los fondos de inversión que vienen utilizando el dólar liqui como una forma de salir de las posiciones en pesos. De esa forma el Gobierno juega a generar credibilidad en el mercado financiero. Es como si dijese “no voy a devaluar, si lo hiciese, esta deuda que estoy emitiendo atada a la evolución con el dólar se volvería mucho más difícil de pagar”, grafica el diario Ámbito Financiero.

El plan que busca el ministro de Economía, incluye intentar reducir la asistencia desde el Banco Central que se hizo para financiar las medidas que se pusieron en práctica para contrarrestar la pandemia.

Emisión de deuda atada al dólar
En concreto, este martes se hará una emisión de deuda en pesos que incluirá un nuevo bono atado al dólar oficial. Se trata de un bono a 18 meses de plazo que puede ser suscripto por cualquier ahorrista que intente respaldar sus ahorros y cubrirse ante una eventual devaluación.

Esta opción implica para el inversor ingresar al bono en pesos y también, al finalizar, salir con pesos, pero manteniendo la evolución del dólar oficial. Como es un título que es a 18 meses de plazo implica que vencerá después de las elecciones legislativas del año próximo.

Si bien les sirve a los bancos y aseguradoras, que por regulaciones de su actividad no pueden dolarizar sus activos, está abierta para todo público y, con el equivalente a 1 dólar, ya es posible acceder a la licitación, tal como ocurrió en la que se hizo a principios de octubre.

El ahorrista que ingresó en la licitación del 6 de octubre lo hizo en pesos, el monto que invirtió se pasó a dólares al tipo de cambio oficial. Sobre el total en dólares recibirá intereses en mayo y también en noviembre de 2021, equivalentes al 0,10%, y luego, al vencimiento, vuelve a recibir pesos que se pagan según el tipo de cambio oficial de ese momento. En la subasta que se hará este martes se seguirá un esquema equivalente. Todas las licitaciones que hace el Ministerio de Economía son abiertas. Esto quiere decir que cualquier inversor está calificado para ingresar a través de intermediarios como bancos y sociedades de bolsa. No obstante, a veces las entidades con las que se opera de manera habitual no tienen dispuestos los canales para acceder, por lo que es conveniente consultar antes.

Tras esta licitación, está previsto que el próximo 2 de noviembre Economía informe los detalles de la subasta que hará de deuda en dólares, la primera en moneda norteamericana de la gestión de Alberto Fernández.

Se trata de parte del anuncio del lunes de la semana pasada, de la licitación que se hará el 9 y el 10 de noviembre, por US$ 750 millones, para darle salida a los títulos que quedaron “atrapados” en títulos en pesos y que quieren dejar de invertir en la Argentina y que el Gobierno identifica como una de las causantes de la presión en el dólar contado con liquidación.

Además de este anuncio, la semana pasada se dio marcha atrás con algunas restricciones en el mercado del contado con liquidación (CCL) para darle más profundidad e intentar evitar tanta volatilidad. Hasta el jueves, la reacción no fue la buscada: el CCL y el dólar MEP fueron en aumento y tocaron los $ 181 y $ 163, respectivamente.

Tras esto, los operadores del mercado aseguraron que el viernes recibieron llamados telefónicos en los que se los “invitaba” a no operar por cuenta propia en estos mercados y estos dólares se terminaron desinflando a $ 168, 83 el CCL y a $ 155,17 el MEP.

Guzmán tiene la intención de que el déficit fiscal del año próximo se financie más con deuda pública (que incluye también conseguir más con organismos internacionales) y menos con el Banco Central, publicó Clarín.