El gobierno provincial volvió a remarcar el peligro de las reuniones sociales

Desde el Ministerio de Salud se reiteró en el pedido a la población de cumplir las medidas dispuestas para evitar la propagación del Covid y se remarcó la importancia de no realizar reuniones sociales y familiares , tal como lo estipula la reglamentación.

El director del Hospital San Martín, Carlos Bantar, volvió a reiterar la importancia de evitar las reuniones sociales y familiares y dijo que en ellas “se vulneran las medidas de protección”.

“Las pequeñas reuniones en ambientes cerrados y por más de 15 minutos son un elevado riesgo de contagio porque cualquiera de las personas que está enfrente nuestro, aún los más cercanos, son fuente potencial contagiante”, alertó Bantar.

Luego indicó: “El aislamiento preventivo es la única estrategia sanitaria que ha demostrado ser eficaz para controlar el virus”.

Dinámica

Bantar, planteó “la preocupación por la dinámica de la pandemia en dos ciudades particulares de la provincia, Gualeguaychú y Paraná, pero sin dejar de resaltar que esta situación es derraman en otras localidades de la provincia, ya que ninguna localidad de la provincia está exenta de transitar por esta situación, que es muy preocupante para estas dos ciudades que mencioné”.

Dijo que específicamente que “es bueno que se sepa que la circulación del virus con la cual pensábamos convivir en una fase de flexibilización, no es la que nosotros deseamos para poder volver manejable esta situación epidemiológica desde el punto de vista médico, y de la capacidad de atención, que si bien la seguimos manteniendo nos preocupa su crecimiento exponencial y la velocidad con la que crece”.

En ese sentido, se preguntó sobre las opciones para evitar que la “situación siga creciendo y poder volver a una instancia en la que la circulación sea manejable y con la que podamos convivir”.

Entonces aclaró que al decir que hay circulación comunitaria “no sólo quiere decir que uno se infecta de cualquiera, sino la persona que es infectante está sentada frente a nosotros”, por lo tanto, puede ser tanto un desconocido, como también un familiar o amigo. “Esto es importante porque hasta hace un tiempo nosotros con las personas cercanas creíamos que no necesitábamos ningún elemento de auto protección, ningún distanciamiento. Hoy no sabemos quién tenemos en frente desde el punto de vista infectante porque el virus está esparcido de manera de circulación comunitaria sostenida”, indicó.

En ese marco, invitó a reflexionar acerca del uso del tapabocas, y explicó que “evita que la persona que tenemos en frente nos infecte, no nos protege a nosotros por lo tanto hoy es el ciudadano más que nunca quien tiene que encargarse de su auto protección. Significa exigirle a la persona que tenemos enfrente no sólo que tenga dos metros de distancia, sino que tenga un tapaboca puesto, esto puede ser desde alguien que lo atiende a uno en un supermercado o en un comercio, que están siguiendo muy bien los protocolos, sino a nuestros propios amigos o incluso aquellas familias donde se ha flexibilizado de manera arbitraria las reuniones sociales”, sostuvo.

En ese orden, dijo: “Nosotros hoy dentro de casa estamos vulnerables cuando se asiste a esas reuniones donde se vulnera el elemento de protección fundamental”, y reiteró que “mal llamado en el caso de tapaboca auto protección, es decir la protección se brinda por el control de la fuente”, indicó y precisó que “el control de la fuente hoy es la medida más eficiente individual para que uno no se contagie y la fuente es la persona que uno tiene en frente”, dijo.

Remarcó que en las reuniones sociales o familiares, aún las de pocas personas, “es en esa circunstancia donde se vulneran las medidas de protección al sacarse el tapabocas”, porque, por ejemplo, para “comer hay que sacarse el tapaboca, para tomar mate también, aunque el mate sea individual, para tomar un café, y si uno está a menos de dos metros de distancia, cosa que parece ser relativamente frecuente por lo que estamos viendo de la cantidad de contagios que viene subiendo, eso hace que muchos se infecten en esas reuniones aunque no sean mutituinarias”, explicó Bantar.

“Entonces el concepto nuevo es, no solo las reuniones sociales multitudinarias son las que generan el contagio, sino que hoy reuniones pequeñas de más de 15 minutos en ambientes cerrados son un elevado riesgo de contagio”, insistió.

En ese sentido, dijo que “es cierto que hay una franja etaria que cursa de manera indolente la enfermedad, de manera leve”. Pero, afirmó que “es muy creciente en este poco tiempo la cantidad de pacientes internados en edades y patologías vulnerables que tenemos contagiados a raíz de esta expansión por reuniones, no solo sociales multitudinarias sino reuniones más pequeñas que uno creía indolente”. En ese contexto, reconoció que ese tipo de reuniones es “muy difícil de evitar porque por son cosas entrañables, estar con un amigo o con un familiar que uno no ve hace un tiempo, pero entendamos que estos pueden ser hechos prescindibles aunque entrañables y deberíamos tratar de prescindir hasta volver de una manera convivible la circulación del virus con la flexibilización actual”.

Consultas

Finalmente se refirió a tres situaciones que “todavía parecen confusas en la población por las consultas que recibimos”.

La primera, referida al criterio nuevo de definición de caso confirmado de un conviviente sintomático, de un paciente que ha dado positiva la prueba de coronavirus o covid 19. “Ese conviviente si presenta síntomas, es un caso confirmado, pero si ese conviviente es una persona de riesgo por la edad o por comorbilidades, debe consultar y debe ser evaluado desde el punto de vista médico”.

“Lo otro que no queda claro, porque todavía hay lugares donde se sigue pidiendo una prueba de PCR para dar como criterio de alta o para que una persona vuelva a su trabajo luego de haber pasado la enfermedad”, mencionó. Aclaró que “el criterio de alta sin PCR hace asegura de una manera confiable acá y en todo el mundo que ese paciente luego de los 10 días de haber cursado la enfermedad, si tuvo una enfermedad leve o moderada y luego de los 10 días, habiendo estado los últimos tres días asintomático aunque la PCR de positiva, ese virus no es contagiante”.

Finalmente, hizo hincapié en algo que se está observando: “Al aumentar la circulación y la tasa de contagios, hay muchos contactos estrechos que han estado con esos pacientes positivos, están asintomáticos y concurren a su médico para exigirle un hisopado, a un centro privado a pedirlo, o a los centros de atención del Estado para ello”. Sostuvo que “esas personas no tienen un criterio de hisoparse por una sencilla razón, porque si esa persona se hisopa y la PCR da negativo eso no quiere decir que no vaya a atravesar un periodo pre sintomático contagiante y no vaya a cursar la enfermedad”.

Por lo tanto, “la indicación precisa ineludible de esa persona es que tiene que estar 14 días aislado de todo el resto de las personas a la espera de la emergencia de algún síntoma. Si no aparece ningún síntoma en esos 14 días, esa persona se reintegra sin la necesidad de ningún estudio, y si aparece algún síntoma es donde tiene que consultar para poderse estudiarse y evaluar clínicamente la posibilidad de hacerse un hisopado”, concluyó.