En el marco de una causa internacional de pornografía infantil, allanaron dos domicilios en Paraná

En el marco de una investigación internacional en siete países, personal perteneciente a la Dirección de Inteligencia Criminal de Paraná realizó dos allanamientos por el delito de pornografía infantil. A su vez, se llevaron a cabo 42 procedimientos de la misma naturaleza en simultáneo en cinco provincias argentinas.

Se trata de una séptima parte de la investigación Luz Infancia, por la que el año pasado fue condenado a diez años de cárcel Ricardo Russo, médico del Hospital Garrahan. La justicia determinó que producía, poseía, y facilitaba la distribución de fotos y videos de explotación sexual infantil.

“En horas de la mañana, realizamos dos allanamientos en simultaneo con resultados positivos. Se secuestraron gran cantidad de elementos informáticos y de telefonía, que quedaran al resguardo de la división hasta que tengamos la aprobación judicial para realizarles las pericias forenses correspondientes”, expresó Gabriel Ferro, ingeniero, jefe de la Dirección de Cibercrimen.

Sobre la causa, comentó que “está siendo investigada también en Panamá, Ecuador, Colombia, Estados Unidos, Brasil, y Paraguay. En tanto en Argentina se están realizando allanamientos en Buenos Aires, Santa Fe, Chaco y Entre Ríos. Estamos hablando de un intercambio de más de 1 millón de archivos relacionado con delitos sexuales a menores”.

“Hay muchas aplicaciones para poder compartir archivos multimedia como videos, fotografía, incluso podrían chatear entre los usuarios, de manera anónima. Las personas continuamente se trasfieren documentos, y una de esas conexiones se dio en Paraná”, dijo.

Según informó el ingeniero, “el objetivo principal de Buenos Aires y Brasil, era realizar los allanamientos en simultaneo para evitar la destrucción de materiales. El horario en los diferentes países imposibilitó esa idea, pero en el país se realizaron casi en el mismo instante”.

Al finalizar, Ferro aclaró que “hoy en día no es una red, son usuarios que comparten imágenes y videos. Con las investigaciones que realizamos y lo que nos queda por analizar, se puede descubrir que se trata de una red bien organizada. Hasta el momento no lo sabemos”.

Y agregó que “por el momento no hay detenidos, pero si personas sospechosas. Hasta que no se realicen las pericias correspondientes y se obtengan pruebas fehacientes, no se puede proceder a la detención de nadie. Nosotros tenemos una información, comunicada por Brasil, donde ellos comprueban que hubo un intercambio de archivos relacionados con la pedofilia en Paraná”.

Al respecto comentó que “desde el país vecino se comunicaron con Buenos Aires, luego con la Unidad Fiscal de Violencia de Género y ahí tomamos intervención nosotros. Realizamos una investigación profunda sobre todo los moradores del domicilio donde surge esa conexión, y en virtud de toda la información que recopilamos, sugerimos que pudo haber más sospechosos en otro domicilio, y en base a eso justificamos el segundo allanamiento”.

Uno de los allanados en Paraná sería empleado público

En la causa que se tramitaron en esta jornada en la capital entrerriana, los dirigió el fiscal Leandro Dato. Los procedimientos se realizaron en jurisdicción de la Comisaria Quinta, en calle 25 de junio.

Los ejecutó personal especializado de la Dirección de Inteligencia Criminal que logró la identificación de todos los moradores de los inmuebles y el secuestro de 18 equipos celulares, 10 simcard, 13 pendrives y memorias externas, dos routers, una cámara digital, una filmadora, cinco tablet y notebook y 75 CD/DVD.

Todos estos elementos quedaran a resguardo en esta Dirección hasta tanto se autorice la realización de las pericias correspondientes.

Así mismo, se indica que en uno de los domicilios se encontraron elementos que estarían relacionados al juego clandestino (bingo virtual).

El primer allanamiento, se realizó en la casa del barrio Pancho Ramírez, donde el dueño sería un empleado público. Y el segundo, en la de familiares del anterior, donde se incautó material informático, y se detectó la existencia de un garito clandestino.