Exsoldado ucraniano que viajaba por Entre Ríos en un baúl

 El periodista Germán de los Santos brindó más detalles sobre la increíble historia que sucedió en el puesto caminero de Paso Teléfrago, en el norte entrerriano, en una entrevista para la radio de El Entre Ríos.

Un ucraniano, de más de 1,90 metros de altura y 150 kilos, fue descubierto en el baúl de un Chevrolet Corsa, que se trasladaba desde Corrientes a Santa Fe. Según el relato que se hizo público, el conductor, Juan Carlos Clucellas, un empresario dueño de la Armería “La Escondida” en Santa Fe, accedió a subirlo al auto, al encontrarlo haciendo dedo a 25 kilómetros de la cabaña donde había ido de pesca. En un español muy claro, el extranjero le dijo que estaba apurado, porque tenía una pareja en Rosario que estaba por tener familia.

“Este empresario de Santa Fe va en su camioneta hacia Corrientes, pero no vuelve en su auto, si no que le pide al dueño de la cabaña que le preste el Corsa. Dice que es porque le miente a la mujer. Una cosa bastante extraña”, comentó.

Al iniciar el camino por la ruta 12, “este empresario admite que va llamando a algunos puestos policiales para avisar que lo dejen pasar. Él dice que tiene muchos conocidos en la Policía, porque realiza muy frecuentemente esa ruta”, agregó y señaló que “antes de pasar de Corrientes a Entre Ríos decide meterlo en el baúl a este hombre”.

Para el periodista, hay dos interrogantes claves que los investigadores deberán resolver: primero, si realmente es la persona que dice ser, Viktor Melnyk. El segundo misterio que deberá ser revelado es qué hacía el ucraniano en ese lugar, sin pasaporte y con tres credenciales que en las que figura ese nombre. Se trata de “un carnet de conducir de España, un permiso de residencia ya vencido de España y otra credencial de los Reales Tercios de España. Es una especie de grupo considerado paramilitar de ultraderecha en España, al que se le han adjudicado incluso atentados”, especificó. Al ser consultado sobre el propósito que lo trajo a la Argentina, aparecen algunos indicios que hacen suponer que tendría alguna misión encubierta. Este hombre misterioso es soldado del Ejército ucraniano, del grupo de elite Titan. “Lo que dice es que trabaja para una empresa de seguridad y que, a su vez, tiene una que fabrica componentes para potabilizar agua de mar, cosa que en la zona del litoral no abunda”, remarcó y agregó que “había entrado también de forma ilegal desde Brasil a Paraguay y que ahora estaba yendo hacia Rosario, da una dirección incluso, donde su pareja está por tener familia. Sus planes eran presentarse ante el Ministerio de Economía de la Argentina para presentar su empresa y hacer negocio con el país”. De los Santos indicó que tampoco se pudo constatar, hasta el momento, la existencia de esa pareja que dice tener en Rosario. “Ahora fiscales de Rosario están investigando a ver de quién se trataba este hombre, porque su perfil, admitido incluso por él mismo, de haber pertenecido a fuerzas de seguridad, hace pensar de que venía a hacer algún trabajo oscuro a la provincia de Santa Fe”, resaltó. En ese sentido, hizo énfasis en hecho de que quien lo traía era justamente un empresario vinculado a la venta de armamentos. Otra cuestión que llama mucho la atención es que no tenga pasaporte. “Si alguien llega desde Ucrania a América del Sur, evidentemente, lo hace con un pasaporte, pero no lo tenía porque quería ocultar su verdadera identidad”, es la hipótesis que se maneja en estos momentos.

¿Qué pasará con el ucraniano?

“La Justicia tiene pocas herramientas para actuar porque, hasta ahora, no hay delitos graves para imputarle. Por lo cual, lo más probable es que en los próximos 10 días quede en libertad”, admitió el periodista y explicó que lo que hay es un delito migratorio. “Lo podrían deportar, pero con la pandemia, no lo pueden hacer”, señaló. “En la Justicia Federal de Entre Ríos, que son los que toman la declaración a este hombre, no le creen. Por eso, el juez Leandro Ríos pide a Interpol sus antecedentes para ver si tiene algún pedido de captura. Sólo está bajo cuarentena, en este momento, por haber violado el aislamiento obligatorio, pero no tiene ninguna imputación, porque es un delito migratorio”, concluyó.