Godoy Cruz e Independiente empataron 3 a 3 en un partidazo

Independiente, que contó con la vuelta de Domingo Blanco y el apoyo del público “neutral”, rescató un empate ante Godoy Cruz en el Estadio Malvinas Argentina, una tierra donde no puede sacar buenos resultados, tras ir siempre abajo en el marcador. Fue 3-3 por la quinta fecha de la Copa Liga Profesional, lo que no les permitió acercarse al lote de arriba en la Zona B.
Justo cuando el control era de Independiente, aunque sin llegadas de riesgo, Ezequiel Bullaude le reventó el arco a Renzo Bacchia (fue su tercer partido oficial) con un golazo de volea tras un centro desde la izquierda de Guillermo Ortiz, a los 18 minutos del primer tiempo.
A los 36, el Tomba pudo haber ampliado la ventaja a través de Tomás Badaloni, quien primero aprovechó el descuido de Juan Manuel Insaurralde, robó la pelota, se acomodó y metió un zurdazo de frente al arco que pasó muy cerca del palo derecho de Bacchia.
Luego, a los 39, el 9 del Godoy Cruz probó por el sector derecho y su disparo dio de lleno en el mismo poste.
La cara de Domínguez a esa altura lo decía todo porque Godoy Cruz dispuso de las mejores situaciones de riesgo teniendo menos la pelota en Mendoza. Y es que salvo algunas ráfagas de Andrés Roa, el Rojo careció de creatividad y profundidad.
Todo hasta los 44, cuando Carlos Benavidez empató el partido en un momento clave, aunque con cierta polémica por una supuesta mano de Gastón Togni antes de que el uruguayo mandara la pelota a la red con un violento zurdazo.
Fue un córner desde la izquierda que Togni bajó con el brazo extendido, la pelota quedó viva en el área y Benavidez no le dio tiempo de reacción al arquero Juan Espínola.
El comienzo del complemento fue de ida y vuelta: Nelson Acevedo sacó un derechazo cruzado para la estirada de Bacchia y en la siguiente jugada el travesaño le negó a Independiente la ventaja en el marcador que nunca logró (el sol y un mal cálculo le jugaron una mala pasada a Espínola ante el cabezazo bombeado de Benavidez).
De un momento a otro el partido se planchó. Independiente, que debía mostrar un poco más con los ingresos de Tomás Pozzo y Alan Soñora, volvió a quedar abajo en el Malvinas Argentinas. El encargado de reactivar la historia fue Avecedo, quien dejó solo a Bullaude en lo que terminó siendo el 2-1.
Ante este panorama, la visita se vio obligada a seguir moviendo el banco con más peso en el ataque y Domínguez mandó a la cancha a Leandro Benegas y Rodrigo Márquez. La jugada al DT le salió bárbara porque en la primera que tocaron el más experimentado mandó un centro desde la izquierda y la promesa la mandó a guardar de cabeza.)
Sin embargo, el equipo de Diego Flores volvió a ponerse arriba por tercera vez después de la infracción de Bacchia sobre Salomón Rodríguez en el achique. El duelo de uruguayos fue para el número 20, pero el que convirtió el penal por gol para decretar el 3-2 fue Martín Ojeda, un ex Racing.
Y como durante los 90 minutos hubo más goles que juego en Mendoza, el Rojo se levantó por insistencia y rescató un empate gracias al debut en la red para Benegas, quien metió la cabeza tras un tiro libre de Lucas Rodríguez.
Pitazo final y sabor agridulce para los dos equipos: Independiente se ubicó séptimo en la tabla con seis puntos y quedó a siete de Estudiantes, el líder de la Zona B de la Copa Liga Profesional, mientras que Godoy Cruz quedó un escalón más abajo con cinco unidades.