Hay billetes de $1.000 con errores y se venden en $ 20.000: cómo detectarlos

Defectos en el corte o la impresión convierten a estos ejemplares en piezas atractivas para coleccionistas que pagan grandes montos por las imperfecciones. Las fallas más comunes y cómo detectarlos.

Los coleccionistas y amantes de las rarezas son capaces de desembolsar varios pesos por un papel que ya tiene una cotización. En 2021, la moneda de un peso que estaba marcada con una falta ortográfica se convirtió en un hito. Ahora, un billete de $1.000 con una pequeña falla causa furor.
En el país circulan billetes con errores, algunos bastante notorios, otros casi imperceptibles, pero a estos se los “conocen como billetes con valor numismático y es algo que ocurre en todas partes del mundo. Como es tan infrecuente que aparezcan circulando, hay personas dispuestas a pagar por ellos más del valor nominal”, explicaron desde la Casa de la Moneda.

Desde la empresa estatal reconocieron que “en la Argentina producimos billetes con los mismos estándares de control de calidad que el dólar y el euro. Hay chequeos permanentes, pero aun así puede que algún defecto no esencial cada tanto se pase”. En esta misma línea, agregaron que “son legales y se pueden usar para pagar”.

Billetes de mil pesos fallados

El Banco Central de la República Argentina ( BCRA) salió a hablar de los billetes de $1.000 con imperfecciones y mencionó que “hay algunas unidades de billetes que salieron con fallas de impresión, pero se trata sólo de casos aislados que pueden filtrarse”. Por otra parte, mencionaron que aquellos que detecten un billete con imperfecciones y quieran cambiarlo, podrán acercarse a cualquier banco para realizar el cambio.

Pero algunas personas antes de cambiarlos por el mismo valor en algún banco deciden publicar los billetes en Mercado Libre y otras plataformas de compra y venta. En la actualidad se pueden encontrar varios billetes defectuosos que se ofrecen hasta un monto total de $20.000. Claro está, que cuanto más extraña e insólita sea la anomalía del papel el costo aumentará.

Siete pasos para detectar las fallas en un billete de $1.000:
-Fallas en la impresión del número que cambia de color.
-Números y figuras en colores no habituales.
-Errores y desfasajes en el corte.
-Manchones y derrames de tinta.
-Falta la banda de seguridad.
-Una de las caras, a medio imprimir.

Billete de 1000 que cambia de color

En el frente del billete, específicamente arriba de la banda de seguridad, debería decir “1000 mil pesos” con una tinta que cambia de color de verde a azul dependiendo del ángulo en el que se posicione el papel. Muchos pueden llegar a pensar que si un billete no cumple con este requisito es trucho, pero existe una serie de billetes reales que no cuenta con estos números.
Los ejemplares que cuentan con esta rareza se ofrecen en internet a $6.000 como barato, y en la mayoría de los casos los poseedores piden un máximo de $15.000.

Fallas en la impresión
Algunos billetes mostraron que el número verde-azul se encuentra impreso pero con imperfecciones. Existen casos en lo que la tinta con variabilidad óptica parece corrida o mismo duplicada y hace que el número se vea desenfocado. En este tipo de modelo el billete llega a cotizar cinco veces más su valor.

Números y figuras en colores no habituales
Normalmente el hornero que se encuentra en el billete de $1000 está impreso en color naranja. Sin embargo, en algunos ejemplares aparecen de color más pálido u oscuro, y los casos más extraños es que aparezca en rojo. Billetes con estas características se están ofreciendo a entre $8.000 y $15.000.

Errores y desfasajes en el corte

Todos los billetes tienen iguales dimensiones, pero a veces la impresión y el corte no quedan perfectamente alineados. Entonces, lo que sobra de un lado falta del otro, o aparecen figuras levemente torcidas. También es posible hallar, sobresaliendo de un borde, algún sobrante de papel que se le escapó a la guillotina.
“Horneros” con estos defectos hoy se ofrecen por Internet a entre $5.000 y $8.000 cada uno en la mayoría de los casos, aunque también hay quienes pretenden hasta $15.000.

Manchones y derrames de tinta

Otra de las ofertas sobre los billetes de $1.000 son los que cuentan con derrames o manchones, provocados aparentemente por la misma tinta que se utilizó para la impresión. En estos casos, el papel se puede ofrecer a un máximo de $10.000.

Falta la banda de seguridad
La banda de color amarronado es una de las principales medidas de seguridad del billete de mil pesos, y esta aparece expuesta en algunos tramos y cubierta por el papel en otros, y que tiene un efecto dinámico. La ausencia de estos segmentos plateados es un error de lo más infrecuente, pero ocurre y se vende a un tope de $15.000.

Una de las caras, a medio imprimir
Varios coleccionistas de rarezas en los billetes mencionaron que existen impresiones que quedaron con alguna de sus caras incompletas, con la mayoría de los elementos ausentes, incluido el propio hornero.
Estos ejemplares son los que a mayor precio se venden y cuesta $20.000 y algunos lograron venderlo a 25.000 pesos.