Imputaron a los dueños de los animales que mataron a un niño en Santa Fe

Es en el marco de la investigación por la muerte de Diego Román, un niño de 12 años cuyo cadáver fue hallado hace más de un año en un descampado en Recreo. A los dueños de los canes les atribuyen el delito de homicidio culposo.

Un hombre y una mujer fueron imputados por la Justicia de Santa Fe por el presunto delito de homicidio culposo, en el marco de una investigación por la muerte de un niño que según las pericias fue atacado por una decena de perros en la localidad de Recreo.

Los fiscales Andrés Marchi y Ana Laura Gioria les atribuyeron el delito a la pareja integrada por un hombre de 53 años, cuyas iniciales son I. M. R., y una mujer de 44 años identificada como N. E. V.

Es en el marco de la investigación por la muerte de Diego Román, un niño de 12 años cuyo cadáver fue hallado hace más de un año en un descampado de la ciudad santafesina de Recreo.

En un informe difundido el mes pasado, se describe que el chico “murió a causa de la acción de animales”, según el dictamen de médicos forenses de la Justicia Federal consultados por los fiscales de Santa Fe.

El Ministerio Público de la Acusación (MPA) informó que esa fue la conclusión a la que llegaron los profesionales del Servicio de Tanatología de la Morgue Judicial del Centro de Asistencia Judicial Federal, en coincidencia con el dictamen de la Oficina Médico Forense de la provincia.

Los fiscales del MPA señalaron que “el hombre y la mujer imputados tenían a su cuidado y/o vigilancia una jauría de 10 perros de distintas razas” y que “a ambas personas se les atribuyó haber ocasionado la muerte de Diego Román por imprudencia, negligencia e inobservancia de los reglamentos u ordenanzas a su cargo”.

“A sabiendas de la potencialidad agresiva y lesiva de los animales, los imputados omitieron adoptar las medidas de cerramiento necesarias en el predio en el que estaban, lo que hubiera permitido mantener a los animales en un ámbito de vigilancia”, añadieron en la audiencia desarrollada ayer por la tarde.

Los fiscales también hicieron hincapié que “en el marco de la investigación por la muerte de Román, logramos constatar al menos otros cuatro ataques cometidos por los perros. Tres de ellos fueron contra seres humanos y el restante a otros animales”.

“La jauría que debía ser vigilada por los imputados está compuesta por 10 perros. Uno de ellos es de raza Rottwailer, tres Bóxer, uno cruza Pastor, otro cruza Cocker y cuatro raza mestiza”, completaron los fiscales.

Fuente: Télam