La CGT Regional se expresó sobre el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia

En un comunicado de prensa la comisión directiva de la CGT-Regional Uruguay, se cumplen 45 años de la asunción directa del gobierno por parte de la oligarquía, de la forma que marcaba el contexto histórico de esa época, es decir por métodos violentos (sanguinarios) a cargo de su guardia pretoriana, las fuerzas armadas totalmente cooptadas por las doctrinas serviles del imperialismo.

El 24 de marzo de 1976 pretendieron, como nunca, hacer algo definitivo, en consonancia con lo que ocurría en el resto del subcontinente. Intentaron el exterminio físico de todos los militantes del campo nacional y popular, comenzando por los líderes sociales de superficie, especialmente los trabajadores que integraban las comisiones internas de los lugares de trabajo (las propias patronales abrieron sus puertas a los represores para que ingresen a sus establecimientos para que secuestren y maten). También pasaron por situaciones similares los líderes estudiantiles que ponían sus rostros en las asambleas para lograr que los estudiantes se integren a las luchas populares. No pasó algo diferente con los artistas que expresaban e intentaban resguardar la cultura del pueblo, con los religiosos inmersos en las reivindicaciones populares (aun enfrentando sus jerarquías).-

La depredación de los derechos humanos más básicos, la destrucción por secuestro y muerte de miles de líderes populares fue concomitante con la imposición del neoliberalismo que comenzó a destruir una economía nacional, concretamente con la aniquilación y/o desnacionalización del aparato productivo. Los sectores populares quedaron muy desguarnecidos, les costaba reaccionar frente a la barbarie, pero quedaban reservas, sobre todo en la columna vertebral del pensamiento nacional: el movimiento obrero.

El movimiento obrero fue apareciendo en luchas aisladas defendiendo fuentes de trabajo, culminando en el gran acto del 30 de marzo de 1982, liderado por Saúl Ubaldini, donde se hicieron visibles consignas como “PAZ, PAN Y TRABAJO”  y “LUCHE Y SE VAN”

Las superestructuras políticas empezaron a aparecer en superficie, el régimen había cumplido una porción importante de su tarea y empezaba a desmoronarse.

Esta apretada síntesis es para expresar nuestro compromiso y para mostrar presencia activa en pos de una patria Libre, Justa y Soberana y recordar que a lo largo de la historia hemos ganado y hemos perdido batallas, pero la guerra continúa, porque estamos convencidos que el pueblo triunfará, que los muertos y desaparecidos siguen estando en cada uno de nosotros. Una latinoamérica unida y artífice de su destino es nuestro norte”. NI OLVIDO NI PERDON. NUNCA MAS!!