“La prevención es tarea de todos”: las recomendaciones del Ministerio de Salud para las Fiestas

El Ministerio de Salud de Entre Ríos advirtió que la Pandemia por Coronavirus no terminó y, en vista de las Fiestas que se aproximan, se deben extremar los cuidados para evitar mayores contagios y proteger a la población más vulnerable al virus. La prevención es tarea de todos.

Las fiestas de Navidad y Año Nuevo representan una oportunidad propicia para celebrar en familia y con amigos, ya que se trata de despedir una etapa y recibir otra, renovando esperanzas y deseos. Sin embargo, en este año particular, es necesario tener en cuenta que la Pandemia por Covid-19 aún persiste y es precisamente en estas fechas cuándo se deben extremar los cuidados.

En muchos casos, los jóvenes y niños pueden transitar la enfermedad de forma asintomática o no sufrir demasiadas complicaciones frente al cuadro de Covid-19. Sin embargo, es la población de riesgo, como los adultos mayores y las personas con enfermedades preexistentes, aquella que preocupa, ya que se ve más afectada con la enfermedad.

Si bien la cartera sanitaria viene trabajando en el Plan Rector de Vacunación Covid-19 y nuestra provincia se prepara para recibir la vacuna, esto no significa que el virus deje el circular entre las personas, por lo que el relajamiento en cuanto a las medidas de prevención puede ocasionar mayores contagios y peores consecuencias.

Por todos estos motivos, desde el Ministerio de Salud de Entre Ríos se advierte de manera recurrente a la comunidad que nada reemplaza a las medidas de auto cuidado: mantener el distanciamiento (dos metros entre personas); uso de tapaboca, nariz y mentón; correcta higiene de manos con agua y jabón o alcohol en gel; utilización de elementos personales; y principalmente se apela a la responsabilidad individual.

Puntualmente en estas fiestas, se recomienda que las reuniones familiares o sociales sean reducidas en cantidad de personas y, preferentemente si el tiempo lo permite, al aire libre. Incluso se sugiere no compartir vasos ni utensilios. Desde el punto de vista sanitario, también es recomendable que las celebraciones no se extiendan muchas horas, en pos de cuidar la salud integral de todos aquellos que formen parte del encuentro.

Cuidado de los adultos mayores

Los adultos mayores representan el grupo etario más afectado por el Coronavirus. De hecho, la media edad de fallecidos en nuestra provincia es de 74 años. En tal sentido, el Comité de Organización de Emergencias en Salud (COES) elaboró el documento N° 096 en el cual se establecen los lineamientos para continuar favoreciendo el bienestar físico y psicoemocional de los adultos mayores durante las fiestas.

El archivo dispone la importancia de que los abuelos y abuelas permanezcan en las residencias y uno o dos familiares los visiten, extremando siempre las medidas de cuidado. Asimismo, para fomentar el encuentro con sus seres queridos, se permite la salida de la persona bajo estrictas reglas.

En primera instancia, se debe autorizar la salida dependiendo del contexto epidemiológico de la localidad y las condiciones de salud del adulto mayor. Por otra parte, el familiar a cargo deberá firmar un consentimiento responsabilizándose del traslado. Llegada la hora del encuentro, se deberán mantener las medidas de cuidado como es el uso del barbijo y la distancia de dos metros.

Prevención de accidentes en niños

En lo que respecta a niños, las recomendaciones en general se relacionan principalmente con la prevención de lesiones por quemaduras, ya sea por utilización propia de fuegos artificiales o simplemente por encontrarse como espectadores del uso. Por eso, ningún niño debe estar cerca o manipularlos.

Otro riesgo es la electrocución por las luces navideñas. No debe olvidarse que tienen corriente eléctrica y por lo tanto los más pequeños no deben enchufarlos ni tocarlos. Además, es necesario tener cuidado con las lesiones que pueden ocurrir al abrir las botellas espumantes o con gas.

Asimismo, se debe tener cuidado con el riesgo de ahogamiento en menores de tres años (puede suceder también en mayores), ya que el hecho de correr o moverse mientras ingieren alimentos pequeños (maní, confites, futas del pan dulce) puede obstruir las vías respiratorias.

Por último, durante las reuniones es fundamental la supervisión de los niños ya que pueden tocar un enchufe, caer en una pileta, tomar alcohol de los vasos de los adultos, entre otros accidentes. Además, aquellos padres a cargo de niños no deben beber si van a conducir.