La Residencia “Nuestra Señora del Huerto” festejó sus 145 años

Este viernes celebraron el 145° Aniversario del Hospitalito. Las personas residentes, su personal, familiares, vecinas, vecinos y autoridades compartieron la celebración, recuerdos y todo el valor que guarda el lugar.

Hospitalito, Hospital de Caridad, Residencia Municipal de Adultos Mayores. Cualquiera de esos nombres identifica al histórico edificio de Perú 74, que indudablemente forma parte de la identidad uruguayense.

Este viernes su 145° Aniversario fue festejado por su comunidad, autoridades, familiares de los residentes y vecinos que participaron de una fecha trascendental para la historia local y regional .

El intendente, Martín Oliva, encabezó la ceremonia junto al viceintendente, Ricardo Vales; el jefe de Gabinete; Yari Seyler; y el secretario de Salud, Miguel Toledo. También estuvieron presentes ex Directores y ex empleados de la Residencia, unidos con la comunidad del Hospitalito más allá de ya no desempeñar funciones allí.

El Presidente Municipal expresó: “Si analizamos lo que pasaba hace 145 años, es doble nuestra obligación de velar por estos espacios. Más cuando esto es un símbolo de lo que supo sostenerse en el tiempo y que hoy tiene doble patrimonio: las 26 personas a las que cuidamos todos los días, y el patrimonio arquitectónico”.

Del pasado al presente

El historiador Omar Gallay, quien vivió, trabajó en el lugar y escribió el libro “El Hospitalito”, reseñó sus orígenes. Ante la epidemia de cólera que sufrió la ciudad en 1867-68, “se gestó desde el gobierno provincial la creación de un hospital, que hasta ese entonces no era de mucha preocupación de las autoridades provinciales”. Las obras comenzaron en 1868, sufriendo después demoras por la muerte de Urquiza, la rebelión de Ricardo López Jordán y la consecuente crisis provincial, además de la fiebre amarilla de 1871. “Finalmente, en 1877 comienza a funcionar el Hospital y el 29 de junio se hace la inauguración oficial. Con esa inauguración surge también la Sociedad de Beneficencia”, ya que la Municipalidad había traspasado la titularidad a este organismo; esta Sociedad administró el lugar hasta 1955.

Casi inmediatamente, “llegan acá las Hermanas del Huerto, monjas que eran las enfermeras”. Si bien el Hospital “Justo José de Urquiza” fue inaugurado en 1931, el Hospitalito “siguió funcionando como Hospital hasta 1940”. En esta rica historia, pasaron médicos como Benito Cook y Juan Blanchet, quienes “hicieron prácticamente su segunda casa de este lugar y por eso hoy los recordamos y honramos”.

Nueva perspectiva de derechos

El Secretario de Salud ubicó al funcionamiento de la Residencia como parte de “una decisión de Estado de cambiar la perspectiva de derechos. No es como antes en los geriátricos, donde muchas veces los adultos mayores sólo transcurrían sus últimos días”. Este cambio de perspectiva implica “una atención integral, que va desde la mejora del edificio hasta la parte cognitiva y psicológica, seguridad alimentaria y recomposición de la red social de los adultos mayores”.

Durante la ceremonia, se remarcó el proceso de cambios edilicios que repercuten en una mejor calidad de vida para las y los internos y para el personal municipal que allí trabaja: Modificación y adaptación de los sectores de cocina, lavadero, sala de juegos y recreación, sala de kinesiología, SUM, y otros espacios a los que se equipó con modernos elementos de trabajo, sumado a la adquisición de 16 camas ortopédicas automatizadas, que permiten destacar que se trata de un hogar municipal modelo en toda la región.

Como no podía faltar, con el acompañamiento de la Banda Militar de Música del Batallón de Ingenieros Blindados 2, se cantó el cumpleaños feliz ante dos grandes tortas: Una de ellas donada por “Vero Sabores” y la otra confeccionada por la enfermera Stella Maris Soria, quien hizo una maqueta de la Residencia, atracción de quienes estuvieron presentes. 
Por la tarde, las y los residentes, disfrutaron de la fiesta –  luego del acto formal –  con distintas actividades recreativas y culturales.

Al finalizar los festejos, se descubrieron dos placas recordatorias y se exhibieron fotos de las etapas antigua y contemporánea del funcionamiento de la Residencia.