Lo que cuesta vale tres puntos