Ministros de Trabajo del Mercosur: Acordaron declaración para proteger el empleo y el diálogo


El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, convocó ayer a sus pares del Mercosur a trabajar de forma mancomunada en “la protección de las fuentes laborales y el diálogo social”, al participar en una reunión virtual con los titulares de esas carteras de Estado en la que se consensuó una declaración al respecto.


Los ministros de Trabajo del Mercosur convinieron una “Declaración para la protección del empleo”, y repasaron en ese encuentro virtual las principales medidas adoptadas por los respectivos gobiernos desde el inicio de la pandemia de coronavirus para mantener “el ingreso y el empleo de los trabajadores”.


También analizaron el contexto a futuro y las posibles políticas de recuperación para la post-pandemia, respecto de lo cual Moroni adelantó que habrá que imaginar herramientas “distintas y flexibles” de diálogo, porque de “una crisis semejante solo se emergerá con el diálogo tripartito”.


Además de Moroni, en la reunión participaron la ministra de Trabajo de Paraguay, Carla Bacigalupo; el secretario de Seguridad Social y Trabajo de Brasil, Bruno Bianco Leal, y Pablo Mieres, titular de Trabajo de Uruguay.


La cartera de Moroni informó que los funcionarios reafirmaron “el compromiso de sus países para impulsar activas políticas que sostengan el empleo digno y formal”, y firmaron una declaración que reconoció “las estrategias de prevención como el medio más eficaz para evitar la expansión del coronavirus”.


“El encuentro y sus resultados verificaron el consenso internacional entre los gobiernos para intervenir de forma urgente en los sistemas de relaciones laborales a fin de atender las demandas básicas de la sociedad y adoptar medidas de seguridad social y de empleo para los grupos más vulnerables para proteger el ingreso y las fuentes laborales, como así también las relacionadas con el retorno responsable de la actividad empresaria”, afirmó Trabajo en un comunicado.


También cualquier política que se aplique debe mantenerse en el contexto del respeto a los derechos fundamentales del trabajo, la no discriminación, la promoción del diálogo social y el apoyo a las empresas con énfasis en las micro, pequeñas y medianas firmas, puntualizó la Declaración.


En ese consenso, los Estados se comprometieron a compartir información, prácticas y medidas para prevenir y erradicar el trabajo infantil en la región.