Oficializaron bono de $6 mil para jubilados que cobran el haber mínimo

Finalmente, el Gobierno otorgará, tal cual se había anunciado, un bono extraordinario en abril de $6.000 a jubilados y pensionados que perciben el haber mínimo, a través de Anses. También a titulares de pensiones no contributivas, como forma de fortalecer sus ingresos ante la inflación en los alimentos registrada en las últimas semanas, se informó oficialmente.

Según datos oficiales la medida alcanza a un total de 4,6 millones de personas destinatarias de jubilaciones y pensiones del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), Pensiones No Contributivas y Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM) que tienen ingresos previsionales menores a 38.630 pesos.

El bono, que se pagará los días hábiles corridos según terminación de DNI a partir del 18 de abril, será de 6.000 pesos para jubilados, jubiladas, pensionados y pensionadas que perciban ingresos hasta un haber mínimo, equivalente a 32.630 pesos, y quienes tengan ingresos desde esa cifra hasta 38.630 pesos recibirán la diferencia hasta completar dicho monto.

A través de la Ley de Movilidad sancionada en diciembre de 2020, las jubilaciones y pensiones vienen recuperando paulatinamente la capacidad de compra de los haberes previsionales, luego de haber disminuido un 20 por ciento en apenas dos años con la fórmula del gobierno anterior. En 2021 acumularon un crecimiento del 52,7 por ciento, ganándole al índice de precios al consumidor, y en el primer aumento trimestral de este año registraron un alza del 12,28 por ciento.

El último bono otorgado por el Gobierno de Alberto Fernández data del pasado diciembre: fue por un monto de 8.000 pesos y los beneficiarios fueron jubilados y pensionados con haberes por debajo de los $37.062.

A pesar de lo acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Gobierno otorgará una nueva asistencia para que uno de los sectores más vulnerados pueda hacer frente a la escalada inflacionaria. En torno a los puntos acordados con la entidad de crédito, la Argentina debe “evitar las subas discrecionales de las jubilaciones y pensiones ya que pueden socavar las metas fiscales y la sostenibilidad del sistema”.