Padre e hijo fueron detenidos por amenazas y resistencia a la autoridad

El pasado lunes, minutos después de las 17:30hs las autoridades policiales fueron alertadas, mediante un llamado telefónico, que un sujeto, conduciendo un automóvil Ford Ka -de color gris- había realizado maniobras temerarias, peligrosas y que casi terminan chocando a unos niños que estaban sobre la vereda de calle Lavalle entre Colón y Castelli.

De inmediato se dirigió al lugar un móvil, el que estaba realizando en la zona recorridas prevencionales; quienes logran ver al automóvil, atravesado en la calle Lavalle interrumpiendo el tránsito de circulación Sur-Norte de la mencionada calle, publicó FM Riel.

Según testigos los uniformados se acercaron con intención de persuadir al conductor del rodado -un sujeto de 25 años- para que “liberara” la calle, pero advierten que presentaba una herida sangrante en el rostro, y peor aún que no podía mantenerse en pie presumiblemente por estar alcoholizado.

Fue por ese motivo que los Policías se quedaron junto al vehículo, requiriendo del presunto propietario documentación del mismo pero ante la negativa dieron intervención a personal del área de transito de la Municipalidad para que realizaran las diligencias de rigor previas a retener al rodado.

Cuando el Inspector comenzó a labrar las actas de estilo, llegó al lugar un sujeto de unos 65 años, que se identificó como el padre del conductor del rodado quien intentó abordar al funcionario para que le explicara lo que ocurría. Pero en ese momento el presunto conductor del auto comenzó a proferir insultos al municipal y a los Policías, que intentaban persuadir al sujeto para que depusiera de su actitud, pero sólo consiguieron que se tornara más violento y lanzara golpes y patadas, algunas de las cuales impactaron en uno de los Sargentos.

La situación lejos de tranquilizarse, con el funcionario Municipal y el Sargento sujetando al revoltoso, sumó al presunto padre del aprehendido que mediante empujones pretendió liberar a su hijo, por lo que de inmediato el otro Sargento se interpone y logra retenerlo, no sin antes forcejear e incluso evitar golpes de puño.

Por la situación llegaron al lugar funcionarios que en una primera instancia pretendían calmar al agresor, pero no lo conseguirían y no paraba de amenazar e insultar, y peor aún entorpecía el proceder policial por lo que procedieron -entre varios uniformados- a aprehenderlo.

La situación fue puesta en conocimiento -vía telefónica- de la Fiscal Auxiliar, Dra. María Becker quien dispuso que ambos sujetos fueran trasladados a Concepción del Uruguay, precisamente a la Alcaldía de la Comisaría Primera de Jefatura Departamental en calidad de Detenidos bajo cargos de “Resistencia a la Autoridad y Amenazas” en perjuicio de funcionarios de la fuerza policial provincial.