Programa “Sumar” amplía su cobertura hospitalaria en el marco de la pandemia por Covid-19

Los hospitales públicos disponen de cuatro módulos dentro del nomenclador de Sumar, por los cuales se cubren las internaciones por Coronavirus de la población sin cobertura social nominalizada en la provincia. Esta herramienta complementa la línea de cuidado por Covid-19 en atención primaria.

Desde esta semana los hospitales públicos bajo convenio con el Programa Sumar pueden acceder al fortalecimiento de la atención hospitalaria a través de cuatro módulos para la cobertura de los casos en los que se desarrolla la forma severa de la infección por Coronavirus y también la internación en sala común de casos sospechosos o con diagnóstico confirmado. El financiamiento de estos servicios de salud de alta complejidad continúan y complementan las acciones promovidas desde el Programa en el marco de la Pandemia, tales como la planificación estratégica para asistir, monitorear y contener a la población más vulnerable; la incorporación de una línea de cuidado con el circuito de prevención y atención (en sospecha y diagnóstico) de Coronavirus; y la valorización de las prestaciones.

En el marco actual, de Pandemia por Coronavirus, resulta crucial para los equipos de salud en terreno tener información actualizada de su población a cargo. En este sentido, el Programa Sumar cumple un rol destacado, ya que su principal acción es el conocimiento de la comunidad y el territorio a través de la nominalización (identificación) de la población según el área de responsabilidad sanitaria; su geolocalización y el registro de las prestaciones que les son brindadas, junto a los atributos que determinan la calidad de las mismas.

Todos los datos obtenidos son asentados en el sistema de información Salud Digital Entre Ríos (SaDER), que se ha conformado colaborativamente como una plataforma que actualmente integra y contiene el trabajo de la red pública de salud. Este instrumento permite la vinculación entre los diferentes actores de la red de servicios, y el desglose y análisis de datos sobre la situación sanitaria.

El programa Sumar posibilita además que los efectores de salud obtengan recursos adicionales por estas prácticas brindadas con calidad. Esto le ofrece a cada institución bajo convenio la posibilidad de valerse de fondos para diversas inversiones que permitan garantizar y mejorar el acceso a la salud de sus comunidades. Cabe mencionar que atendiendo al estado de emergencia, en 2020 se revalorizaron todas las prestaciones incluidas en el Plan de Servicios de Salud del Programa, es decir, el valor de todas las prestaciones del nomenclador aumentó un 100 por ciento, impactando desde el mes de marzo en adelante.

Asimismo, en adición a las acciones citadas, este año se conformó una línea de cuidado específica para atención primaria en materia de Coronavirus y, ya en agosto, se incorpora la cobertura de las internaciones hospitalarias por esta enfermedad.

Nueva línea de cuidado en atención primaria y cobertura de internación hospitalaria

Como forma de garantizar el acceso a la atención integral de la población con cobertura pública exclusiva, desde el Programa Sumar se incorporó una línea de cuidado en lo que refiere a Coronavirus con el circuito de prevención y atención, tanto en sospecha como con diagnóstico positivo de Covid-19.

El trayecto propuesto contempla la atención domiciliaria, el seguimiento, la teleconsulta con la población y entre equipos, la atención en primer nivel de atención, los test, laboratorios, notificaciones obligatorias, traslados, dispensa de medicamentos y las inmunizaciones (antigripal y antineumocócica) de casos sospechosos, contactos estrechos y casos confirmados de Covid-19. Los equipos de salud comenzaron a registrar estas prestaciones a partir de junio, con la posibilidad de una carga retroactiva al mes de marzo.

Para completar esta estrategia de cuidado, el Programa contempló el fortalecimiento de la atención hospitalaria a través de cuatro módulos para los casos en los que se desarrolla la forma severa de la infección por Coronavirus y también la internación en sala común de casos sospechosos o con diagnóstico confirmado de los individuos comprendidos dentro de la población objetivo de Sumar (esto es, la población menor de 65 años y sin cobertura explícita de salud), que debe encontrarse nominalizada en el SaDER.

Los módulos son: Atención en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) sin ARM (Asistencia Respiratoria Mecánica) de paciente con Covid-19; Atención en UCI con ARM de paciente con Covid-19; Atención y aislamiento en sala común; y Terapia de Reemplazo Renal de paciente con Covid-19.El Programa cubrirá hasta un máximo de 14 días de internación por persona en casos con diagnóstico positivo para Covid-19, independientemente del módulo requerido.

El valor de los módulos incluye: Aislamiento; evaluación diagnóstica; interconsultas a especialistas de ser requerido (terapista, neumonología, infectología, cardiología); estudios de laboratorio (hemograma completo, química sanguínea, coagulación, función hepática y renal, electrolitos en sangre, proteína C reactiva, procalcitonina, LDH, CPK, CPK MB, test de detección de Covid-19); imágenes (RX de tórax, tomografía axial computada de pulmón); fisiokinesioterapia si correspondiera; y ARM si correspondiera.

El registro de estas prestaciones y su sometimiento a estándares de calidad y auditoría permitirán una cobertura de entre 10.000 y 23.000 pesos por persona, por día de internación. Para acceder a estos recursos cada efector debe reunir una serie de requisitos, entre los cuales se destaca el compromiso de gestión firmado y vigente entre el establecimiento y la Unidad de Gestión Provincial, la nominalización de las personas, la actualización del Sistema de Monitoreo de Recursos de Internación PMUC, y la notificación de inicio de tratamiento dentro de las 24 horas de la internación en el Sistema Nacional de Vigilancia en Salud.

En las últimas semanas, la Unidad de Gestión Provincial del Programa, a través de su equipo interdisciplinario desarrolló una estrategia de acompañamiento a los hospitales públicos para la implementación de los módulos de internación. La acción incluyó la programación de circuitos específicos en SaDER para facilitar la carga y el reporte de datos obligatorios, el diseño de materiales de comunicación, y la realización de una serie de encuentros virtuales con los equipos de las instituciones hospitalarias para capacitarse según nivel de complejidad. Estas instancias fueron acompañadas por la Dirección del Segundo y Tercer Nivel de Atención del Ministerio de Salud.

Cabe señalar, que estos Servicios de Salud de Alta Complejidad son financiados por el Ministerio de Salud de la Nación con recursos del Fondo Nacional de Equidad en Salud.