Reestructuración de la Deuda: Argentina logró cerrar el acuerdo con los bonistas

“Ahora está despejado el horizonte”, afirmó Alberto Fernández tras el acuerdo con los bonistas, y dijo que el gobierno nacional “resolvió una deuda imposible en la mayor crisis económica que se recuerde y en el medio de una pandemia”.

El Gobierno argentino y los principales grupos de acreedores alcanzaron un acuerdo en el proceso de reestructuración de deuda emitida bajo legislación internacional y, en ese marco, se estableció una prórroga hasta el 24 de agosto próximo para terminar de materializar el entendimiento.

El acuerdo alcanzado con los bonistas, -informado oficialmente por el Gobierno esta madrugada luego de intensas negociaciones con dos de los Grupos mayoritarios-, implica ciertos cambios económicos respecto de la última oferta presentada ante la comisión de valores de Estados Unidos (SEC) el 6 de julio. En base a cálculos del mercado, la oferta en términos de valor presente de los nuevos bonos que se entregarán en el canje equivalen a 54,9 dólares promedio por cada 100 dólares de deuda nominal.

En particular, con el nuevo esquema los bonos globales emitidos a partir del 2016 tienen un promedio de valor de recupero de 53,6 dólares, mientras que en los bonos de los canjes 2005 y 2010 se ubicarán en torno a 58,7 dolares por cada 100 dólares de deuda nominal.

Autonomía

El presidente Alberto Fernández afirmó que el acuerdo con parte de los acreedores externos implica resolver “una deuda imposible” en medio de “la mayor crisis económica” y de una pandemia, a la vez que permite recuperar “autonomia de decisión”, por lo que “ahora está despejado el horizonte”.

El presidente también llamó a los empresarios a “comprometerse” para desarrollar sus negocios, ahora con un mejor escenario.

Al anunciar el relanzamiento del plan Procrear, Fernández celebró el acuerdo alcanzado con los principales grupos de acreedores de la deuda pública para canjear US$ 66.300 millones de títulos emitidos en el extranjero, y afirmó que este tipo de planes se pueden llevar adelante “sin los enormes condicionantes de la deuda”.

“Mi mayor satisfacción es que con el acuerdo logrado con los bonistas, y con el lanzamiento el mismo día casualmente del maravilloso programa que Cristina (Fernández de Kirchner) creó y que se llamó Procrear, estamos dando un símbolo de lo que la Argentina debe hacer en el futuro”, remarcó el Jefe del Estado.

En ese sentido, subrayó que con el acuerdo con los bonistas se recuperó “autonomia de decisión y de definir qué país queremos”.

El presidente sostuvo que con el acuerdo alcanzado en la madrugada por el Ministerio de Economía con los principales grupos de acreedores de la deuda pública, la Argentina “resolvió una deuda imposible en la mayor crisis económica que se recuerde y en el medio de una pandemia”.

Un acuerdo sostenible

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que el acuerdo de reestructuración de la deuda emitida bajo legislación internacional es “inclusivo y sostenible”, al tiempo que consideró que el nuevo entendimiento que el Gobierno negociará con el Fondo Monetario Internacional (FMI) debe ser “bien distinto” al firmado en 2018.

En conferencia de prensa, y tras recordar que la Argentina se encontraba en una “situación de endeudamiento externo insostenible”, con una “carga a la que el país no podía hacer frente”, Guzmán afirmó que el acuerdo alcanzado con un grupo mayoritario de acreedores privados es “un paso muy importante en el proceso para tranquilizar a la macroeconomía argentina y comenzar a resolver la crisis transitada” desde 2018.

Nuestra expectativa es que se activen las cláusulas de acción colectiva (antibuitre) y que Argentina pueda resolver sus problemas de deuda de forma integral; obviamente seguiremos trabajando hasta el 24 de agosto, fecha en que cierra esta oferta, para lograr ese objetivo

Modificaciones

Los cambios introducidos ahora por el Ministerio de Economía a la propuesta presentada el 6 de julio pasado, no implican un mayor desembolso en los pagos previstos, sino más bien una mejora el perfil de flujos de fondos de las acreencias de los bonistas, adelantando ciertos pagos de intereses y de capital.

Reestructuración de la Deuda: Argentina logró cerrar el acuerdo con los bonistasDe esta forma, la nueva propuesta mantiene la estructura general que contempla la emisión de 13 bonos en euros y dólares, con vencimientos entre 2028 y 2046, a los que se suman los títulos específicos con vencimiento en 2030 para el pago de intereses devengados.