Se consolidan los derechos humanos y la memoria en el aula

El programa Educación, Derechos Humanos y Memoria Colectiva instituido desde 2014 dentro de la estructura formal del Consejo General de Educación (CGE) según Resolución N° 2600 /14 CGE, ha dado un paso importante en su consolidación con la aprobación de la Ley N°10.825.

En el ámbito nacional el espacio depende de la Subsecretaría de Educación Social y Cultural, de la Secretaría de Educación y forma parte de la “Dirección de Educación en Derechos Humanos, Género, ESI”, cuya responsable es la Lic. Celeste Adamoli, sosteniendo las políticas educativas de memoria y Derechos Humanos, siendo parte de la Red Federal de Educación y Memoria.

Recorrido y los abordajes del programa en nuestra provincia

Este Programa, tal cual se encuentra estipulado en la Ley Nacional de Educación y Ley provincial, pretende fomentar la práctica de valores, tales como la verdad, la igualdad, la justicia, la solidaridad, el respeto a la diversidad, a la pluralidad y a la búsqueda de consensos. Además, promueve la educación en Derechos Humanos y Formación Ciudadana como principios fundantes de la democracia a fin de sostener la transmisión de la idea de responsabilidad y participación democrática.

En ese sentido, se promueven acciones que permitan sentar las bases para una pedagogía de la memoria, que incluya la reflexión permanente y la enseñanza y los aprendizajes de los acontecimientos de la historia desde una perspectiva crítica. También se elaboran materiales para la efectiva inclusión de los contenidos curriculares mínimos comunes, tales como la construcción de una identidad nacional desde la perspectiva regional latinoamericana y el ejercicio y la construcción de la memoria colectiva de la historia reciente.

La responsable del Programa, Susana Nadalich, habló sobre las acciones que se llevan adelante y destacó que las mismas “tienen por objetivo generar en estudiantes y educadores/as reflexiones y sentimientos democráticos y de defensa del Estado de Derecho y la plena vigencia de los Derechos Humanos, formar en el ejercicio de una ciudadanía crítica para pensar y construir horizontes de igualdad”, aseguró.

A su vez, recordó que “somos parte de una dinámica que se propone renovar sentidos y acuerdos hacia una transversalidad genuina en la escuela, a través de procesos dialógicos que atraviesan la escolaridad y la formación docente; en el camino de profundizar el lugar de la escuela como puente entre generaciones, entre pasado, presente y futuro y entre diversos espacios curriculares del tiempo escolar”.

Líneas de acción 2020

Entre las propuestas desarrolladas este año, se encuentran la producción permanente de materiales educativos (impresos y digitales), cursos virtuales de formación docente, instancias y trayectos de formación docente y de equipos técnicos-pedagógicos así como la articulación con referentes de la Red Provincial de Educación, DDHH y Memoria (Res. 1313/16), organismos de Derechos Humanos y otros organismos del estado y de sociedad civil.

Desde este espacio, la responsable del Programa explicó “queremos impulsar recursos educativos que se consoliden en las aulas sobre nuestros ejes y abordajes, que se integren a la organización curricular e institucional como fundamento para una vida en democracia y del respeto en la vida”.