Se definieron los protocolos para la vuelta del automovilismo

El vicejefe de gobierno de CABA, Diego Santilli, junto con Juan María Traverso, recorrieron las instalaciones pertenecientes al Autódromo de la Ciudad de Buenos Aires para determinar los detalles finales de cara a la vuelta de la competencia automovilística nacional.

Santilli y Traverso recorrieron el “Oscar y Juan Gálvez” en Buenos Aires.

El automovilismo comienza a preparase para retomar eventualmente, tras la visita del ex piloto Juan María Traverso y el vicejefe del Gobierno de CABA, Diego Santilli, al autódromo “Oscar y Juan Gálvez”, con el objetivo de definir los últimos detalles del protocolo para el regreso de uno de los deportes más pasionales y tradicionales de nuestro país.

En principio, la idea es que el Autódromo reabra sus instalaciones en la fase 2 del plan que llevó adelante el gobierno porteño, siempre acatándose a los plazos establecidos por las autoridades sanitarias y los protocolos de las mismas.

“El automovilismo es mucho más que un deporte, es una industria que da trabajo a mucha gente (se estima que involucra a más de 55 familias) no sólo en la Ciudad, sino también en el interior. Por eso es importante realizar un trabajo serio que permita su puesta en marcha lo antes posible, pero siempre y cuando las condiciones sanitarias lo permitan y priorizando la salud de la gente”, explicó Santilli al diario deportivo Olé.

En una primera instancia, se contemplará sólo las pruebas relacionadas a la pista, sin competencias. Debido a esto, la totalidad del personal sanitario estará provisto con un kit de elementos relacionados a la salud, para controlar que las personas que ingresen a las instalaciones estén en condiciones para hacerlo. Asimismo, todos las personas ingresarán con tapabocas o barbijo y se controlará sus temperaturas, sumado a una extensa desinfección de los uniformes y autos.

En cuanto a las carreras en sí, los equipos deberán de respetar ciertas reglas a la hora de competir. Por ejemplo, por auto de carrera no podrán estar más de cinco personas, con el piloto incluido. Además, los mismos equipos tendrán espacios ya delimitados y no se podrán mezclar con los demás.

Para finalizar, en la tradicional ceremonia de los podios, sólo asistirán los tres punteros de la carrera sumados a dos autoridades, con todas las medidas sanitarias correspondientes según los protocolos establecidos.