Sosa, sobre el fallecimiento de Varisco: “se nos fue un referente histórico del partido”

Luego de que trascendiera la muerte de Sergio Varisco, ex intendente radical de Paraná, todo el arco político expresó sus respetos para el también Diputado nacional y candidato a gobernador de Entre Ríos. Varisco falleció tras estar en terapia intensiva desde el 8 de mayo, en la cual recibía asistencia respiratoria mecánica.

En relación al fallecimiento del dirigente, La Prensa Federal dialogó con Fuad Sosa, exdiputado y Presidente de la UCR, íntimo amigo de Varisco. “Hoy, el radicalismo pierde un referente histórico del partido”, aseguró Sosa.

En primer lugar, Sosa comentó que “estos son días de tristeza y gran pena para los paranaenses y los radicales de toda la provincia”, ya que Varisco “era una persona incansable, porque su vida y su pasión eran la política y la militancia. Nunca encontré a un dirigente que conociera Paraná como él”.

Consultado por su relación con Paraná, el exdiputado aseguró a La Prensa Federal que “solíamos acompañarlo por la ciudad cuando estábamos allí, y nos sorprendió que se acordase del nombre de la mayoría de los vecinos en los barrios. La capacidad que tenía para el día a día en la ciudad era impresionante, y por sobre todo, no lo pude ver en nadie más”.

Asimismo, Sosa añadió: “yo lo he ido a visitar en el mes de abril, pero cuando comenzó todo el tema de la pandemia me terminé quedando en Nogoyá. Sergio ya venía con problemas cardíacos y a lo último oncológicos, ya lo veía desmejorado y me costaba entender porque no hablaba del todo bien”, sin embargo “hasta su último momento tuvo presente el partido, sus internas y los gobiernos en general. Tenía una fuerza increíble”, destacó el presidente de la UCR.

En cuanto a las experiencias personales de Sosa con Varisco, el dirigente afirmó que “a Sergio le apasionaba la historia de nuestro partido, nuestros representantes y de la política en general. La gente lo seguía y era uno de los pocos hombres políticos que se manejaba sin custodia por los barrios. Era una persona austera, sin grandes lujos ni casas”.

Siguiendo con esta línea, Sosa agregó: “me sorprendía que, cuando íbamos a los barrios, nos metíamos en corredores y siempre un poco alertas, pero él iba con toda seguridad en sí mismo y en su persona, ya que seguramente alguien conocía en esos lugares”.

“Se fue muy joven. Hoy, el radicalismo pierde un referente histórico, que tenía una condición que casi ningún dirigente tiene: nunca hablaba mal de un compañero o un opositor, siempre buscaba la charla y la convivencia”, señaló Sosa, que finalizó: “se nos fue un gran demócrata”.