Una pareja de Entre Ríos halló a su hija apropiada en 1978: la historia

Una mujer de 43 años, que buscaba su identidad de origen, supo que es hija de un matrimonio de Colón (Entre Ríos), y que fue separada de sus padres cuando era una beba de meses en Buenos Aires.

Juan y Nelida con su bisnieto. Esta semana se reencontrarán con Lourdes

Un matrimonio que vive en Entre Ríos pudo reencontrarse con la hija de la que fueron separados durante la dictadura, quien conoció así su identidad de origen.

Lourdes Icoff (43) buscaba su origen biológico desde la adolescencia. Ahora sabe que su madre es Nélida Soria (82). Ambas recibieron la noticia de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi) la semana pasada, y tuvieron un conmovedor primer encuentro virtual junto a Juan Rudis Correa y Sandra Correa Soria, el papá y la hermana de Lourdes.

Según publicó este lunes El Diario AR, Lourdes había acudido a la Conadi hacía años y había dado negativo al ser comparada, en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG), con las familias que buscan a los hijos de los detenidos-desaparecidos. Nélida, por su parte, lo hizo este año, al enterarse de que ahora también pueden dejar su muestra genética allí las mujeres que buscan hijos nacidos entre 1974 y 1983.

Lourdes vive en Unquillo, Córdoba. Siempre supo que era “adoptada”, y a los 15 años empezó a buscar a su familia biológica.

Los Correa Soria son uruguayos. En 1978 estaban viviendo en Buenos Aires con su hija Sandra, de ocho años, montevideana, y una beba de pocos meses nacida en Argentina. Eran vendedores ambulantes y vivían en una pensión en el barrio porteño de Once.

El quiebre familiar se produjo durante una redada. “Mi papá no estaba, estábamos yo, mi mamá y la bebé en la pieza”, recuerda Sandra. “A la noche tocaron pidiendo documentación. Nos dijeron que nos teníamos que ir porque éramos extranjeros. A la mañana siguiente pegan una patada en nuestra puerta, abren, empezamos a gritar. Alguien dice: ‘Hacé callar a esa pend…, porque si no, no la vas a ver más’. Decían que mi papá era montonero, pero jamás fue así, mis padres jamás estuvieron en política”.

También recuerda el llanto de su madre en el momento desgarrador en que ambas se vieron forzadas a irse del país y separarse de la beba, a la que querían llamar Sofía, pero que no habían llegado a anotar. Y recuerda a un vecino de la pensión. Según esta reconstrucción familiar hecha por décadas, este hombre –que habría trabajado en el hospital de Campo de Mayo– les dijo que cuidaría de la beba unos días, hasta que pudieran volver por ella. Pero con los datos que tenían nunca más pudieron localizarla.

Después de la dictadura vivieron otra vez en Buenos Aires, en distintos barrios, hasta que se instalaron en Colón.

Identidad

Un equipo de la Conadi viajó a Colón para extraer una muestra de material genético de Nélida, que, cotejado con las muestras almacenadas en el Banco Nacional de Datos Genéticos de quienes buscan sus orígenes, dio positivo con Lourdes.

El Banco Nacional de Datos Genéticos acumula aproximadamente 14.000 resultados negativos. Son ciudadanos que acudieron con dudas sobre su identidad de origen y dieron negativo al ser comparados con las muestras genéticas de las familias de los detenidos-desaparecidos que almacena el Banco. Ahora las madres de cualquier provincia del país que buscan un hijo nacido entre el 1° de julio de 1974 y el 31 de diciembre de 1983 pueden contactarse para dejar su sangre y que ésta sea comparada con este universo de casos. El encuentro de Entre Ríos se logró gracias a que existe esta apertura, hace tres años.

Para contactarse con la CONADI: conadi@jus.gov.ar / 0800-222- CONADI (266234) / Secretaría de Derechos Humanos de la Nación en 25 de Mayo 552, Piso 10, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.